1 de julio de 2017


Consejos Básicos sobre Merchandising aplicado al Diseño de Locales Comerciales.


Según algunos estudios, cuando entramos en una gran superficie nos vemos afectados por cerca de 300 estímulos por minuto. Estos estímulos pueden ser conscientes o subliminales, se cuantifica que podemos llegar a comprar con ello hasta un 55 % más de lo que tenemos previsto.

Una técnica que se suele utilizar es combinar zonas con productos de primera necesidad y zonas de productos que se compran por impulsos. 
    • La zona de productos de primera necesidad consigue que el cliente tenga que acceder a la misma obligatoriamente siguiendo un recorrido prefijado.
    • La zona de productos que se compran por impulsos se suelen colocar en el recorrido antes descrito. Una técnica utilizada es alternar ambos zonas de forma combinada.
Los productos deben tener una presentación personalizada, se suelen agrupar según su relación para crear ambientes personalizados a los mismos. Con ello conseguimos potenciar sus características y generar impulsos con la intención de hacerlos más apetecibles a los clientes.

El suelo es muy importante para guiar al comprador hacia un recorrido predeterminado. Podemos cambiar el tipo o color del mismo para diferenciar zonas de paso y zonas destinadas a detenerse. En ocasiones se utiliza algún tipo de señalización añadida, por ejemplo con flechas proyectadas en el suelo.

Podemos contar con un pavimento deslizante para agilizar el tránsito o por el contrario optar por moquetas o textiles para ralentizar el mismo y con ello someter al cliente a más impulsos. Según el tipo de producto será recomendable un tipo determinado de pavimento, pensemos por ejemplo en zonas de productos frescos donde la higiene es determinante. En estos casos se suele recurrir a reducir el ancho de los pasillos para que el cliente se pare al cruzarse con los carros u otras personas, con ello se obtiene un mayor tiempo de atención sobre la zona en la que se encuentra. 

La ausencia de relojes, ventanas o elementos de referencia consigue una especie de desorientación en el cliente. Con ello se consigue que el cliente permanezca más tiempo en el establecimiento, aumentando con ello la posibilidad de que realice más compras.

En algunas zonas los productos se realzan mediante la utilización de luces de colores. Por ejemplo se suele utilizar luces rojas para realzar carnes y embutidos, amarillas para los quesos, azules para pescados o lácteos, verdes para verduras y frutas, etc.

La temperatura del local es determinante para que nos encontremos cómodos y nos centremos en las compras. En determinadas zonas se potencia la sensación de frío para realzar la sensación de frescura como en zonas de frutas, verduras, pescados, etc.

También te puede interesar :
Si te gusta, no dudes en compartirlo en las redes sociales. Gracias.

Puedes dejar tus comentarios más abajo.

Autor : Jose Ribas | Valencia, España ( ESP-EU )
Decorador (Interior Designer-Architect). Delineante | Desarrollador Web | Renderización | Instalador de Baja Tensión | Soldador | Técnico en Prevención de Riesgos Laborales.
Buscando nuevos proyectos profesionales. ¿Hablamos?
Búsqueda por temas

Artículos relacionados :

Búsqueda por temas